viernes, 27 de abril de 2007

Maldita Palabra.

Eva es tan hermosa..., pero no me refiero a esa belleza física tan banal, te hablo de la imagen que primero me viene a la mente cuando pienso en ella. Aunque si he de "acotarla" exteriormente diría que es bajita, apenas supera el metro y medio, su pelo normalmente está ensortijado y lo atusa con unos dedos chiquitos y regordetes. Sus ojos rasgados y pequeños, enmarcan una cara rosada y no puedo decir otra cosa que sincera y pura.
Desarma con tres palabras a todo el que se le cruce. Es una apasionada de la pintura y los deportes que disfruta como una niña, aunque ya pica los veintitantos. Y todo por culpa de la maldita palabra. No dejo de sorprenderme por su capacidad para hablar con un desconocido como si de un familiar se tratara. Sus lados menos agradables son los celos que la delatan ante todo aquello que le robe protagonismo, también le falla el saber callar, y mira que le digo una y otra vez que intente controlarse, pero nada, siempre se inmiscuye en todo momento.
Y con todo esto... no tiene apenas amigos, por culpa de la maldita palabra.
A veces siento sincera y llana envidia de su forma de ver el mundo, de como interactúa con el, de como rie o llora según siente el momento sin ninguno de los tapujos que normalmente nos atenazan a los demás. Y todo por culpa de la maldita palabra.
Hay que ver... la de lágrimas que se derramaron a su llegada, y hoy no serían nada en comparación con las que caerían en su ausencia. ¿y todo por culpa de la maldita palabra?. Todos las que la conocemos nos la comeríamos a besos y no... nada tiene que ver con la lástima y desde luego no tiene nada que ver con la maldita palabra... No creo que su belleza sea por culpa de un cromosoma menos, de esa maldita palabra…

No hay comentarios:

Lo escrito hasta ahora

Calendario

La hora